España: Reclamación administrativa contra el ‘perfil étnico’

Un ciudadano con permiso de residencia de larga duración ha interpuesto hoy una reclamación ante el Ministerio del Interior por haber sido identificado de manera discriminatoria por un agente de la Policía Nacional. Esta persona, que prefiere mantenerse en el anonimato, fue parada en Barcelona por un agente que se basó en su color de piel para sospechar que se encontraba ilegalmente en el país. Durante el control, y tal y como relató un testigo que estaba presente, el agente admitió que no iba a parar a una persona blanca y reconoció que el motivo de la identificación era que “eres negro y punto”.

La reclamación administrativa ha sido interpuesta hoy ante el Ministerio del Interior con el apoyo de las organizaciones SOS Racisme Catalunya y Open Society Justice Initiative. En ella se argumenta que las identificaciones policiales basadas en el color de la piel de las personas (lo que se conoce como “perfil étnico”) viola el principio de no discriminación previsto en la Constitución española y en numerosos tratados internacionales ratificados por el Estado español.

La reclamación que se interpone hoy constituye la primera acción legal emprendida en España contra estas prácticas en 22 años, esto es, desde que la española Rosalind Williams interpusiese una reclamación similar en el año 1992. En respuesta a ese caso (Rosalind Williams contra España), el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas resolvió en 2009 estableciendo que “las meras características físicas o étnicas de las personas objeto de los mismos no deben ser tomadas en consideración como indicios de su posible situación ilegal en el país” y que las prácticas de perfil étnico son discriminatorias e ilegales. Esta decisión contradecía a su vez la Sentencia del Tribunal Constitucional español dictada en 2001 en este mismo caso, según la cual la apariencia étnica o racial podía justificar una identificación en el marco de la Ley de Extranjería. A pesar de la decisión del Comité de Derechos Humanos de la ONU, las autoridades españolas no han tomado medidas efectivas para erradicar el perfil étnico, y buena prueba de ello es la reclamación que hoy se interpone.

Este caso nos es más que una de las miles de identificaciones discriminatorias que se producen cada día en España. Esta práctica ha sido documentada y condenada por numerosos expertos, incluyendo la Defensora del Pueblo, numerosas organizaciones de la sociedad civil y organismos internacionales de derechos humanos (tales como el Comité de Ministros del Consejo de Europa o el Relator Especial sobre Racismo de la ONU). Una encuesta publicada recientemente por la Universidad de Valencia mostraba que las minorías étnicas eran desproporcionadamente controladas por la policía si se comparaban con las personas caucásicas (o blancas españolas).

“Más allá de la ilegalidad de esta práctica, desde SOS Racisme hemos detectado que la identificación de personas de origen inmigrante son el inicio de numerosos casos de abusos por parte de los cuerpos de policía. Y, por otro lado, fomentan y difunden el racismo social, pues criminalizan estas personas. Hay sobradas razones para poner freno a esta acción ilegal”, denuncia Alba Cuevas, directora de SOS Racisme Catalunya.

“La utilización de perfiles étnicos por parte de la policía vulnera el principio básico de igualdad y no tiene cabida en un país cada vez más multiétnico como es España” ha manifestado James A. Goldston, Director Ejecutivo de Open Society Justice Initiative. “La reclamación que se ha interpuesto hoy constituye un paso importante para revertir esta práctica injusta”.

Dado que esta práctica del perfil étnico está tan extendida, la reclamación que hoy se presenta tiene como objetivo lograr una justa reparación para la víctima así como una amplia prohibición de estas prácticas en todo el Estado español.