Un pequeño caso en España es una gran victoria para una política de drogas más inteligente

Un pequeño caso en España es una gran victoria para una política de drogas más inteligente

El enfoque legal de la coca ha sido uno de los temas más desafiantes en el actual sistema internacional de fiscalización de drogas debido a la conexión de la planta con la cocaína comercial y las antiguas tradiciones andinas. Sin embargo, es raro que un caso relacionado con la hoja de coca se presente ante un tribunal europeo, en una región donde esas tradiciones rara vez se discuten.

Es por eso que una reciente victoria legal en España fue tan sorprendente y bienvenida. El caso, que tuvo lugar en Girona, una pequeña ciudad catalana, implicó la importación de polvo de hoja de coca (también conocido como mambe). El acusado, ciudadano colombiano residente en España desde hace 10 años, fue acusado de intento de tráfico de drogas tras ser detenido en 2014 por enviarse a sí mismo un paquete de dos kilogramos de hoja de coca molida.

Los colombianos que viven en España a menudo son estigmatizados y asociados con el comercio de drogas, por lo que el acusado fue posiblemente una víctima de la elaboración de perfiles. Además, los sistemas de justicia penal en muchas partes del mundo tienden a confiar en la idea de "reduccionismo químico", a menudo excluyendo factores culturales o contextuales cuando se trata de plantas que contienen compuestos psicoactivos.

El equipo de defensa, encabezado por Roberto Castro y apoyado por la Fundación ICEERS y el Transnational Institute, se basó en gran medida en testimonios de expertos sobre las prácticas culturales ancestrales de la coca.

En las regiones andina y amazónica de América del Sur, la hoja es ampliamente utilizada y, en su mayor parte, legalmente utilizada para una variedad de propósitos ceremoniales, medicinales y nutricionales. Pero la defensa también hizo hincapié en el hecho de que en la actualidad hay un resurgimiento del uso de la coca fuera de los límites de lo que se consideraría, en términos puristas, tradicionales o indígenas.

"En la actualidad, el uso de hojas de coca en su forma no procesada ya no está restringido a los territorios y poblaciones indígenas. Estas prácticas se están expandiendo a causa de las propiedades estimulantes, nutricionales y medicinales de la coca ", explicó después del juicio Pien Metaal, del programa de drogas y democracia de Transnational Institute.

Los fiscales habían pedido un castigo de cuatro años de prisión, argumentando que el acusado tenía la intención de obtener 6,3 gramos de "cocaína". Esto a pesar de que el Tribunal Supremo de España estableció el umbral para la posesión de cocaína para consumo personal en 7,5 gramos.

La defensa replicó además que la importación de dos kilogramos de hoja molida con el propósito de extraer la cocaína para su posterior distribución era absurda—una opinión corroborada por el Instituto Nacional de Toxicología durante el juicio. Si esa fuera la intención real, el mercado negro sería una fuente mucho más eficiente. Extraer la cocaína requiere el acceso a un proceso químico altamente sofisticado-algo que no está al alcance del acusado ni, de hecho, de la mayoría de la gente.

"El consumo de hoja de coca no es comparable al consumo de cocaína", dijo el Dr. José Carlos Bouso, director científico de ICEERS. "No hay evidencia científica de que masticar hojas de coca es perjudicial para la salud. De hecho, cada vez hay más pruebas de lo contrario. Por ejemplo, la investigación ha demostrado que es un estabilizador de los niveles de glucosa en la sangre, un beneficio con numerosas aplicaciones médicas”.

A medida que se desarrollaba el largo proceso, quedó claro que los hechos estaban del lado de la defensa—y que el enfoque punitivo del Estado hacia la planta tradicional se basaba en la ignorancia. El juicio concluyó el mes pasado con la retirada de los cargos por parte de la fiscal y la absolución completa. Tras el anuncio de la conclusión del caso, una alegría estalló en la sala del tribunal, que estaba lleno de personas apoyando al acusado.

El veredicto no sólo demostró la inocencia de un solo hombre sino también, de manera más amplia, el error histórico de la prohibición de la hoja de coca. No obstante, la reforma eficaz de las políticas de drogas difícilmente se logrará en el contexto de un único país, o incluso de una región. Lo que esta victoria legal representa es un prometedor primer paso para legitimar los usos ancestrales de la hoja de coca en todo el mundo.

Learn More:

Add your voice