Skip to main content

Preguntas y Respuestas: El legado perdurable de Marielle Franco

La gente en una carroza en un desfile
Anielle Franco durante una celebración del Carnaval en Río de Janeiro, Brasil, el 3 de abril de 2019. © Celso Pupo/Fotoarena/Newscom

En 2018, Marielle Franco, la defensora de derechos contra la corrupción y primera mujer gay de color a ser elegida para el Concejo Municipal de Río de Janeiro, fue asesinada a plena luz del día y bajo circunstancias políticas sospechosas. Recientemente, Anielle Franco, consultora del Programa América Latina de la Fundación Sociedad Abierta, habló con Gabriela Barros de Luca, del Programa de Salud Pública de la Sociedad Abierta, sobre el legado de su hermana.

¿En qué trabajo estás involucrado en estos días?

Estoy trabajando en un proyecto que mi hermana y yo comenzamos en 2015 llamado Straight Talk (o Papo Franco en portugués). Durante la primera campaña de Marielle para concejal municipal empezamos a hacer mesas redondas con niños y adolescentes en las escuelas públicas más desatendidas, con ONGs y con activistas de base, porque Marielle creía que los brasileños no votarían por una mujer de color de la favela.

Después de su muerte, soñé con ella en su cumpleaños diciéndome que volviera a trabajar. Papo Franco puede cambiar vidas, especialmente para los adolescentes que viven en barrios pobres de Brasil. Necesitan aprender la historia de Marielle para que sepan que llegar al poder es difícil, pero posible. Necesitan sentirse motivados para llevar a cabo la misión de Marielle y resistir los intentos de debilitar y deslegitimar las causas por las que ella luchó, que eran más grandes que ella y que siguen tan vivas e importantes como siempre en el Brasil de hoy. 

¿Qué te motiva?

Estoy decidida a inspirar a una nueva generación de líderes, permitiendo que otros con un bagaje similar a los de Marielle sepan que son importantes y que deben aprovechar todas las oportunidades posibles para hacer oír sus voces. Creo, y Marielle creía, que esto realmente puede crear un cambio.

La idea de relanzar Papo Franco después del asesinato de Marielle surgió de conversaciones dentro de mi familia, donde nos dimos cuenta de que, para preservar su memoria, teníamos la responsabilidad de combatir la desinformación y las noticias inexactas sobre quién era Marielle.

Sus críticos y detractores impulsaron historias después de su muerte, especialmente durante la elección presidencial del año pasado, que tergiversaron a mi hermana y trataron de disminuirla. Esto fue como un segundo golpe para la familia. Primero, le quitan la vida y, después, quieren quitarle la memoria. No podíamos tolerar eso. Quisimos tomar la iniciativa para poner las cosas en su sitio y continuar construyendo sobre el trabajo de Marielle con el objetivo de hacer sentirse poderosa a una nueva generación de Marielles.

Estoy trabajando para que Papo Franco en línea llegue a una audiencia más amplia de personas desfavorecidas, marginadas, particularmente a mujeres de color de las favelas, y las faculte a involucrarse en la defensa de sus derechos, sea que eso signifique crear conciencia de los temas que les importan, entender mejor su entorno político local, o presentarse ellas mismas como candidatas a cargos públicos. La idea es llevar a Papo Franco a muchos lugares, a otras favelas brasileñas fuera de Río de Janeiro y quizás incluso fuera de Brasil, donde la gente nunca sabría la historia de Marielle Franco.

¿Cómo puede la sociedad civil ayudar a construir la próxima generación de Marielles?

En primer lugar, tenemos que mejorar nuestro sistema de educación. Hoy tenemos muchas Marielles en Brasil, pero si no mejoramos nuestro sistema educativo y si no les ayudamos a ser conscientes de su fuerza, a hacer oír su voz y optimizar sus vidas, la memoria de Marielle no sobrevivirá otra generación.

Por eso estamos tratando de preservar una memoria colectiva sobre ella; no sólo para que la gente conozca mejor su historia y más sobre su trabajo como política, sino también para poder mantener sus proyectos en marcha: crear conciencia sobre los problemas en las favelas, empoderar a las mujeres de color de las favelas, luchar contra el crimen organizado y la corrupción. Marielle realmente se adentró en los temas más controvertidos y difíciles, donde el racismo, la corrupción y las mafias brasileñas relacionadas con los políticos en el poder (un grupo conocido como milicias) están entrelazados.

¿Cómo planeas continuar propagar Marielle y su visión?

Este verano tendré la oportunidad de llevar esta conversación a dos universidades históricamente de estudiantes de color en los Estados Unidos. Quiero llevar esta conversación desde Brasil a una audiencia estadounidense para dar conocimiento a las mujeres pobres y de color que normalmente no tendrían acceso a tal información. Al mismo tiempo, también estoy terminando un libro sobre la vida de Marielle y nuestra familia, Letters to Marielle, que esperamos publicar en julio 

También paso mucho tiempo con el fiscal asignado al caso de Marielle. Aunque arrestaron a los que le dispararon, aún no han encontrado quién dio las órdenes de matarla. Estoy dando muchas entrevistas, escribiendo muchos artículos y hablando en muchos eventos. Tengo la suerte de haber sido consultora del Programa América Latina de la Fundación Open Society desde finales del año pasado, con la misión de iniciar actividades y proyectos para preservar y difundir la memoria y el legado de Marielle Franco.

Esto también me ha ayudado a reflexionar y dar los primeros pasos para lanzar lo que ahora se llama oficialmente el Instituto Marielle Franco, una organización sin fines de lucro en Brasil que pronto se convertirá en el vehículo de varias actividades, incluyendo la coordinación de las conversaciones de Papo Franco.

¿Cuál crees que será el legado de tu hermana? 

Lo que sé es que su legado será enorme y algo más grande de lo que es ahora. Cuatro mujeres de color fueron elegidas para cargos públicos en Brasil después de su muerte, incluyendo tres en la Asamblea del Estado de Río. No sé si puedo medir su legado. Tantas mujeres de color, mujeres LGBT dicen que Marielle las inspiró. Ella está entre las 10 personas más influyentes de las favelas, no sólo en Brasil, sino en toda América Latina (según una investigación de ONU Mujeres realizada en febrero de 2019).

Todavía no sabemos exactamente por qué fue asesinada, pero ella es un símbolo de poder y de nuestras luchas en Brasil. Marielle estaba en la intersección de tantos movimientos importantes. Ella es un símbolo de resistencia, no sólo para las mujeres de color, sino también para mujeres bisexuales, mujeres de las favelas, madres jóvenes que trabajan en múltiples empleos para mantener a sus familias, y más.

Es difícil pensar ahora mismo en una figura más inspiradora en Brasil que mi hermana. Su cara está en carteles por todo Brasil, lo que a veces es incluso problemático para nosotros en la familia. Su rostro se ha convertido en un icono y lo está en todas partes -graffiti en la calle, ropa de diseñadores de moda, calendarios-, generalmente de buena proveniencia, pero que difunden y usan su imagen de una manera en la que la familia no siempre se siente cómoda.

¿Hay razones para tener esperanza en el futuro de Brasil?

Es difícil tener esperanza ahora mismo, pero tenemos que tenerla. Tengo una hija, más la hija de mi hermana para cuidar, y no puedo perder la esperanza.  

A principios de este verano fuimos al centro de la ciudad para protestar por los menoscabos en el gasto para la educación. Horas antes de que comenzara el mitin, la gente ya se había reunido allí. Eso fue tan inspirador porque significa que la gente no se dio por vencida. Hemos recibido muchos golpes, pero seguimos luchando por la buena batalla. 

No podemos dejar que el miedo y el odio paralicen nuestra iniciativa. Eso es lo que Marielle nos enseñó, y lo que intentaré transmitir a través de Papo Franco. Incluso cuando la vida es dura, necesitamos mantener la vista en el futuro. No podemos permitirnos perder tiempo. Mi familia lo sabe muy bien. 

Anielle Franco es consultora del programa Open Society Latin America.

Read more

Subscribe to updates about Open Society’s work around the world